Afganistán

31.12.2015 00:00

 

Puesto 122

de 180 países, en la CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2015 de la Libertad de Prensa

 

 

Superficie: 652.090 km2

Población: 31.280.000 habitantes

Jefe del Estado y de Gobierno: Ashraf Ghani Ahmadzai

 

 

 

 

BARÓMETRO 2015

  • 0 Periodistas asesinados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos asesinados
  • 0 Colaboradores asesinados
  • 0 Periodistas encarcelados
  • 0 Internautas y periodistas ciudadanos encarcelados
  • 0 Colaboradores encarcelados

 

 

 

El Gobierno de unidad nacional, formado en enero, incluía en sus filas a varios defensores de los derechos humanos y de la libertad de información. Un inicio de año prometedor que daba continuidad a las medidas impulsadas por el nuevo Presidente Ashraf Ghani Ahmadzai en materia de libertad de prensa, como eliminar la Comisión de Ofensas de los Medios de Comunicación e impulsar la creación de una nueva ley de prensa y un organismo regulador de los medios. 
 
Sin embargo los periodistas afganos siguen sometidos a numerosas amenazas. A la violencia de los talibanes se suman las detenciones y los abusos de las fuerzas oficiales. Sólo en 2014 se contabilizaron 55 ataques o amenazas a informadores y cinco secuestros, dos de ellos a profesionales extranjeros. 
 
Entre los retos del nuevo Gobierno se encontraba también el fin de la impunidad de los crímenes contra periodistas. La orden dada a la fiscalía, en noviembre de 2014, de reabrir todos los casos de asesinatos de periodistas no había supuesto notables avances ocho meses después, cuando, en mayo de 2015, Reporteros Sin Fronteras reclamaba a las autoridades afganas información sobre los avances de dichas investigaciones. 
 
En agosto, nueve periodistas fueron interrogados por el Departamento de Seguridad Nacional sobre su vinculación con la página de Facebook, Kabul Taxi, una web anónima que detallaba las actividades de varios ministros y asesores de seguridad. 
 
El ataque talibán a la ciudad de Kunduz, en septiembre, puso de nuevo de manifiesto el riesgo que supone ejercer el periodismo en Afganistán. Los talibanes ocuparon las sedes de la mayoría de los medios de comunicación destrozando sus equipos y provocando un bloqueo total en la zona. Según fuentes locales, la mayoría del centenar de periodistas que trabajaban en la provincia dejaron de hacerlo, y muchos optaron por abandonarla. Semanas después los talibanes declararon “objetivo militar” a todos los profesionales de dos canales de televisión por su cobertura de la ocupación de Kunduz. 
 
A la violencia de los talibanes se sumó a finales de año la del ISIS que detonó dos bombas en la fachada de la sede de dos emisoras de Jalalabad. Según fuentes locales, el ISIS había empezado a presionar a los periodistas de la región para que cubrieran sus actividades.